Fuente: Huff Post

Madrid Fusión buscaba la mejor pizza de España en dos categorías y la ha encontrado. Can Pizza se ha proclamado la ganadora en estilo libre y La Balmesina lo ha hecho como la mejor napolitana —para la que sólo han podido utilizar tomate, mozzarella, albahaca, aceite de oliva y sal— en el primer concurso nacional presentado por la D.O. Rueda.

El certamen celebrado este jueves ha contado con 12 finalistas de entre 27 preseleccionados procedentes de más de una decena de ciudades, aunque finalmente han sido las dos catalanas las que se han llevado el trofeo en una “frenética y deliciosa mañana llena de sabor”, según los organizadores. Por algo la manera tradicional de cocinar este plato es Patrimonio Inmaterial de la UNESCO.

Can Pizza, con seis establecimientos en Cataluña y uno en Ibiza, está regentada por Isaac, Stefano & Max y Lolo. Sus precios oscilan entre los 9 y los 17 euros. La más cara de su carta es la Vaya Trufa. En sus restaurantes ofrecen pizzas clásicas, blancas (sin tomate) y rojas (sin mozzarella), todas ellas de fermentación larga —72 horas— y con cocción lenta para conseguir un crujiente al punto.

La otra gran triunfadora del certamen, La Balmesina, es una pizzería gourmet situada en Barcelona y consiguió colarse en el TOP 50 de Europa en 2019 y 2020. Todas sus pizzas están hechas con masa madre y harina ecológica, fermentadas también durante 72 horas. Sus precios no alcanzan los 15 euros, y las más caras incluyen ingredientes como salsa de trufa, jamón dulce artesanal o mortadela artesanal. Todas se pueden acompañar con sus vinos naturales.

La iniciativa del congreso gastronómico ha querido dar a conocer el trabajo de los pizzaiolos como cocineros de pizzas artesanas, una labor a la que no se le da demasiada visibilidad en España.

Del trabajo de todos ellos se ha valorado la preparación, el uso del horno así como el tiempo de la pizza en el mismo, la cocción y el sabor. Finalmente, el jurado ha encontrado la combinación perfecta de todos estos elementos en Can Pizza y La Balmesina, que han dejado atrás a otros grandes pizzeros con los que han competido, pero que no han corrido la misma suerte.