fbpx

MANIFESTO

El siguiente manifesto no tiene color ni bandera. Es un discurso universal que no plantea una diferenciación entre izquierda o derecha, sino más bien entre el arriba y el abajo. Y para su completo entendimiento, acotamos: sólo existe una clase inferior;  la política. 

No es nada personal, no hablamos de corrupción ni de tópicos, hablamos de incapacidad, de frialdad a la hora de tomar decisiones sin una base científica cotejada, improvisando para intentar demostrar que hacéis algo.
Un peligro totalmente injusto que nuestras familias, ilusiones y futuro dependa de tales irresponsables.

A ellos dirigimos cada letra;

1- Vuestra llamada a la solidaridad está basada en nuestro sobresfuerzo. Hasta la extenuación. Pero vuestro día a día sigue sin cambiar entre verborrea. Vuestro sueldo tampoco. 

2- No estáis dando ayudas. Las recibís de organismos europeos y no calan más allá de vuestras buchacas.
Cerráis negocios y nos obligáis a hipotecarnos para seguir pagando una fortuna en alquileres, la gran mayoría grandes propietarios, fondos de inversión y bancos.

Seguimos pagando impuestos, seguimos pagando los gastos de grandes energéticas a pesar de estar cerrados.

Habéis lanzando limosnas sólo para los que llegaban primero, para ver cómo desesperados nos  tirábamos horas delante de un ordenador colapsando el sistema sin fruto alguno.

Habéis pagado los Ertes, tarde, mal y nunca.
Nos estáis obligando a caer. A dar vueltas en círculo.
Pero no sabéis hacer nada, tampoco esto. 

3 – La contra lógica y lo absurdo como fundamento.
Si tenemos que cerrar cerraremos, si cerramos no podemos pagar igual. 
Estáis dinamitando nuestros cimientos y los de cientos, pero no sabéis hacer tampoco esto. 
Estáis atentando contra nuestras vidas y la estabilidad de lo que nos rodea. 
Atentáis contra un sistema, vosotros. Y queréis que la culpa sea nuestra. 

4- Estáis atentado contra la sanidad, vosotros. Acumulando a la gente en vagones y obligando a la gente a hacinarse para comer en dos horas. 

5 -Nos hacéis volver a la inquisitoria donde todo el mundo señala con el dedo. Donde sólo se buscan culpables de problemas para despistar, porque nadie tiene soluciones.

Cuando lo cierto es que si nos dejáis nosotros no sintetizamos virus en laboratorios, ni emprendemos agendas raras. Nos limitamos a abrazarnos, tocarnos, beber, disfrutar y cosas más humanas. 

Que si todo siguiese siendo claro y honesto, podríamos seguir mezclándonos. 
Pero desde hoy, y en gran parte por vuestra culpa, no queremos ser hosteleros, restauradores o pizzaiolos, ahora somos todos AGITADORES DE MASAS 

Un ente que cobra vida cuando cierra nuestro negocio. 
Somos el alma de un santero con la ira del obrero.
Agitadores de masas, ¡bienvenidos al juego!
Podréis cerrar restaurantes pero los AGITADORES DE MASAS
no caeremos.

SAY HELLO

CONTACTA

Si eres o conoces a un agitador de masas, ponte en contacto con nosotros